5 consejos para eludir la primera causa de muerte en España

5 consejos para eludir la primera causa de muerte en España

Tanto en nuestro país como en el resto del mundo, la primera causa de muerte son las enfermedades y afecciones del corazón.

Descubre cuál es la primera causa de muerte en España

Particularmente en nuestro país, más del 28 por ciento de los decesos se producen a causa de algún tipo de insuficiencia cardíaca, que tiene sus bases en diferentes tipos de causas, que van desde el aspecto hereditario de estas enfermedades hasta la forma en la que vivimos actualmente, en la que los malos hábitos como el sedentarismo, una mala alimentación o el consumo de tabaco aceleran nuestras afecciones y acortan nuestra vida.

Existen muchas razones por las cuales nuestro corazón se puede enfermar y controlarlas en tiempo y forma, cambiando las formas de vida que nos llevan a una mala salud es muy importante y teniendo en cuenta que algunas de esas razones nos dan indicio de que algo malo nos está sucediendo.

Pero en otros casos diferentes existen afecciones asintomáticas, por lo que pueden estar dentro nuestro haciéndonos mal, pero nunca lo sabremos hasta que el inconveniente sea mayor.

En este informe haremos hincapié en todas esas causas de problemas cardíacos y te daremos consejos para que, apelando a tu voluntad, logres tener un corazón mucho más sano y, por lo tanto, una vida más prolongada.

Debes controlar tu tensión arterial para que tu corazón funcione bien

La hipertensión arterial es una de las causas más significativas de los problemas del corazón. Según diferentes estudios de salud realizados a la población española más del 40 por ciento de los ciudadanos de nuestro país sufre de hipertensión arterial, y es por eso que la mayor causa de muerte sea por afecciones del tipo cardiovascular.

Debes controlar tu tensión arterial para que tu corazón funcione bien

Nuestra sangre está en constante movimiento gracias a los vasos sanguíneos, que la llevan hacia todos lados proveyéndonos de oxígeno en todo nuestro organismo. Esta viaja por nuestras arterias motorizada por una fuerza a la que se denomina presión arterial.

Esta presión arterial debe ser la justa, es decir, que no se tiene que exceder de unos rangos que se encuentran establecidos, para no sufrir ningún tipo de afección cardíaca.

El elemento para medir y determinar si estamos dentro de esos rangos de tensión se denomina tensiómetro y hoy en día podemos conseguirlos en versiones domésticas, por lo que, una vez que entendamos los niveles, podremos llevar a cabo este control desde nuestros hogares.

Estos tensiómetros nos arrojarán tres tipos de valores, que corresponden a los diferentes procesos que lleva a cabo el corazón, que son la presión Sistólica, la presión Diastólica y las pulsaciones por minuto.

Presión Sistólica

En el caso de la presión sistólica nos referimos a la fuerza con la que nuestra sangre ejerce esa presión en las arterias cuando el músculo cardíaco se contrae en cada latido.

La presión sistólica es el primer parámetro que encontraremos en los tensiómetros electrónicos y este debe estar en un rango inferior a los 140 mm Hg, para que nos encontremos en la normalidad, siendo el parámetro más normal los 120 mm Hg.

Presión diastólica

La diástole es el momento en el que nuestro corazón descansa luego de haber realizado la contracción que significa el latido.

El tensiómetro nos marcará la presión de nuestra sangre contra las paredes de nuestros vasos sanguíneos en ese momento en el que el músculo cardíaco se relaja, siendo el parámetro común los 80 mm Hg y teniendo que preocuparnos en el caso de que esta presión diastólica supere los 90 mm Hg.

Pulsaciones

Esta también es conocida como frecuencia cardíaca y tiene que ver con la cantidad de veces por minuto en el que nuestro corazón realice la sístole y la diástole. El parámetro normal de las pulsaciones sería de 100 por minuto en adultos.

Hacer deportes

La práctica deportiva constante es uno de los mayores factores de beneficios para muchas afecciones de nuestra salud, entre las cuales se encuentran los problemas cardíacos.

Es increíble que en muchos casos en los que se presenta este tipo de enfermedades, una buena rutina de ejercicios pueda ser incluso mejor que cualquier tipo de tratamiento farmacológico para reducir la tensión y mejorar el funcionamiento general de nuestro sistema cardiovascular.

Los profesionales de la salud especializados en medicina cardiovascular recomiendan realizar entre 30 y 60 minutos diarios de rutinas de ejercicios, algo que te ayudará desde muchos aspectos, entre los cuales están una mejor oxigenación y el control de tu grasa corporal.

Nada de tabaco y alcohol

Dos enemigos acérrimos de nuestra salud cardiovascular son el tabaco y el alcohol y su consumo constante. Esto se debe a que estos dos son grandes promotores de la generación de nuestra hipertensión.

De estos dos, sin dudas que el tabaco es el más nocivo, afectando nuestro sistema cardíaco, dándonos parámetros elevados de tensión arterial, pero también afectando otros sistemas de nuestro cuerpo, como ser el respiratorio.

En cuanto al alcohol, se recomienda no beber en exceso, por lo que uno o dos vasos de vino o cerveza con la cena no implicarán daños, pero sí si lo haces asiduamente y en mayores cantidades.

Alimentarte bien

La reducción de grasas en tu dieta y el consumo de frutas y verduras, que aportan fibras esenciales serán claves para una mejor salud cardíaca. Si te gustan las carnes, opta por las de pescado, que aportan colesterol del bueno y Omega 3. El aceite de oliva y las legumbres de todo tipo también son favorables.

Alimentarte bien

Reduce tu sobrepeso

Los kilos de más, que se reflejan en la grasa de tu vientre, es un problema para nuestro corazón y arterias, que se pueden llegar a tapar, obstruyendo el tráfico de la sangre por nuestro cuerpo. Reduciendo los kilos de más, reducirás esa grasa y por lo tanto también los riesgos de afecciones cardíacas.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *